CUSCO

CUSCO, mítica capital del Imperio Incaico, conserva orgullosa sus paredes y muros de piedra, que evocan la grandeza de los hijos del sol. Ciudad pletórica de monumentos y reliquias históricas, de mitos y leyendas, que parecen renacer cada vez que uno recorre sus centenarias calles. El departamento del Cusco es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad, fue cuna de la gran civilización Inca y debido a los grandiosos monumentos con los que cuenta es el principal centro turístico del Perú. La ciudad del Cusco ofrece a sus visitantes variedad de atractivos tanto naturales como culturales. Llegar a esta cuidad, caminar por sus calles y disfrutar sus paisajes es transportarse directamente al pasado, su atmósfera origina en quienes la respiran vivencias de profunda fascinación.

 

Ubicación
Visitar la antigua ciudad del Cusco, localizada en el valle del Río Huatanay, en los Andes surorientales del Perú, a 3,360 m.s.n.m., es una experiencia inolvidable, que permite develar algunos de los misterios de los Incas, porque el Cusco fue el centro, el ombligo del mundo andino.

Historia
El Imperio de los Incas o Tahuantinsuyo, considerado uno de los más grandes de la historia, se extendió hasta Pasto en Colombia por el norte y hasta el río Maule en Chile por el sur, tuvo su centro y capital en el Cusco, considerada ciudad sagrada. Su nombre en quechua, Qosqo, significa "Ombligo del Mundo", debido a que de ella partía una vasta red de caminos que unía prácticamente toda Sudamérica, desde el sur de Colombia hasta el norte de Argentina.

Cuenta el mito que la capital fue fundada por Manco Cápac y Mama Ocllo, hijos del dios Sol que salieron del lago Titicaca con la misión de buscar un lugar que fuese el centro de un gran reino. La pareja arribó al Cusco y enseñó las artes del tejido, la cerámica, la orfebrería y la agricultura a sus primitivos pobladores. El mito retrata la importancia ritual del Cusco, pero olvida a sus predecesores como los habitantes de Marcavalle (1000 a.C.), o los establecimientos Huari (750 d.C).

Los quechuas, cuyo soberano era el Inca, no habrían sido originarios del Cusco sino que habrían llegado a la zona recién alrededor del año 1200 d.C. Su presencia motivó luchas y alianzas con otros pueblos, finalmente establecieron un dominio indiscutible en el valle al que siguió, una continua expansión a otras zonas del área andina.

Con la conquista, el 23 de marzo de 1534, se procedió a la fundación española de la ciudad. El arribo de una nueva cultura transformó los templos y palacios incaicos en casonas e iglesias coloniales. La ciudad poco a poco fue convirtiéndose en símbolo de mestizaje, no sólo arquitectónico sino principalmente cultural.

El terremoto de 1650 redujo a ruinas la ciudad y los alrededores pero dio ocasión para iniciar el nuevo arte cusqueño bajo el mecenazgo del Obispo Mollinedo, quien en su propósito de reconstruirla, alentó el desarrollo de la arquitectura, la talla en madera y la pintura.

El Cusco fue escenario de varios movimientos de resistencia andina, entre los que destaca el de José Gabriel Condorcanqui, Túpac Amaru II, en 1780. El rebelde enfrentó a corregidores y autoridades que intentaban aplicar una serie de reformas y maltrataban a la población andina.

Tras la declaración de la Independencia, el Libertador don José de San Martín creó el departamento de Cusco el 26 de abril de 1822 aunque fue recién en 1825, con la llegada de Simón Bolívar, que se romperían definitivamente sus lazos con la corona española.

Actualmente, Cusco es uno de los centros más importantes de la actividad turística en América del Sur y el mundo; es una ciudad cosmopolita donde la historia late a cada paso, donde se ve a personas de todas las nacionalidades, caminando entre muros incas, donde existen modernos servicios turísticos y en el que la noche gira intensamente alrededor de restaurantes, bares y discotecas. Cusco, "Capital Arqueológica de América", es una ciudad abierta al mundo, que acoge con los brazos abiertos a los visitantes, quienes observan maravillados su extraño cariz, que fusiona en un mismo ambiente urbano y con particular armonía, monumentos precolombinos como el Coricancha (Templo del Sol), el Ajlla Wasi, el Amaru Cancha (Cerco de Serpiente), el Kiswar Kancha, entre otros; con joyas del mestizaje como la Catedral, la Iglesia y Convento de la Merced y el Templo de San Blas.

Atractivos de Cusco y de sus alrededores
Majestuosas murallas incas, coloridos vestidos, valles sagrados, iglesias construidas sobre palacios, ciudadelas perdidas en las alturas de los andes, caminos legendarios ...toda la belleza de un pasado glorioso se dibuja en torno al visitante que llega al Cusco: la ciudad sagrada de los Incas y la capital arqueológica de América. Desde 1911 además, año en que el arqueólogo norteamericano Hiram Bingham descubriera para el mundo la ciudadela de Machu Picchu, el Cusco ha provocado la imaginación de miles y miles de viajeros en el mundo quienes se aventuran, cada año, en el milenario Camino Inca buscando coronar la cima de este monumento arqueológico, uno de los más impresionantes de todo el mundo.

La ciudad, sin embargo, muestra muchos otros atractivos que por sí solos serían suficientes para atraer al turista: la Plaza de Armas, llamada Huacaypata por los incas, el barrio de los artesanos de San Blas, el Convento de Santo Domingo, construido sobre el Templo del Sol o Koricancha, los palacios del inca y de su corte, y un larguísimo etcétera de maravillas arqueológicas e históricas.

Cusco está rodeado de impresionantes restos arqueólogicos, como la ciudadela de Machu Picchu, la fortaleza de Sacsayhuaman, el complejo de Ollantaytambo y de pueblos pintorescos como Pisaq, Calca y Yuc ay, que mantienen las tradiciones de sus antepasados. En sus alrededores se pueden recorrer además una serie de circuitos -que, en su mayoría, incluyen las imponentes ruinas de Sacsayhuaman o de Tambomachay -en los que el visitante puede realizar todo tipo de deportes de aventura y ser partícipe de las más espectaculares festividades religiosas del continente. Algunas de estas celebraciones -como las del Qoyllur Rit'i, que se realiza a 4.000 metros sobre el nivel del mar, la procesión del Corpus Christi o el célebre Inti Raymi- se cuentan entre las más impresionantes de su tipo en el mundo.

Dueña de una trepidante vida nocturna, Cusco es también una ciudad mágica, vertiginosa y excitante. Esto, junto con la riqueza arqueológica que se encuentra casi en cada una de sus calles, hacen de la ciudad sagrada de los incas el más espectacular de los destinos del circuito turístico americano.

Hay tanto para ser visto que se recomienda por lo menos 4 o 5 días de permanencia para poder disfrutar de la ciudad y de sus alrededores.

Urubamba y el Valle Sagrado de los Incas
Considerado como el "Paraíso Bíblico" por el gran naturalista del siglo XVIII Antonio de León Pinelo, Urubamba es hoy en día uno de los más bellos poblados del Valle Sagrado de los Incas. Ubicado al noroeste de la ciudad del Cusco, a orillas del río Vilcanota, en una zona que se conoce como el “Valle Sagrado” debido a su clima templado, tierra fértil y abundantes riachuelos, que hacen de este valle uno de los más bellos del planeta.

A lo largo de la ribera del río Vilcanota o Urubamba, como se le llama a partir de Pisaq, se pueden encontrar pueblos fundados por los españoles que parecen detenidos en el tiempo, así como también innumerables edificaciones incaicas tales como templos, fortalezas, palacios, centros religiosos, andenería, centros urbanos, y sistemas de acueductos, algunos de fácil acceso ya que sólo es necesaria una pequeña caminata para acceder a ellos, mientras que otros requieren, debido a la distancia, caminar por unas cuantas horas por senderos que se van dibujando por las montañas.

A ambos lados del río se puede apreciar la impresionante cordillera entrelazada con los fértiles valles de la región en un trayecto de 43 kilómetros.

El Valle Sagrado de los Incas es uno de los mayores atractivos turísticos de la región andina por su impresionante paisaje, sus imponentes nevados, su agradable clima, sus fértiles tierras con abundante agua, sus megalíticas evidencias culturales y porque brinda diversas posibilidades para la práctica del turismo de aventura. Se accede desde la ciudad del Cusco a través de carretera o por vía férrea.

Entre los principales lugares a visitar están: Pisaq con su colorida feria; Calca con sus aguas termales; Yucay con su palacio Inca; Urubamba con su belleza natural y sus deportes de aventura; Ollantaytambo con su majestuosa fortaleza; Chinchero con su mercado en el que aún se practica el trueque; Maras con sus famosas minas de sal o salineras; Moray con su admirable sistema de andenerías concéntricas; etc.

Poblado de Pisaq
Típico pueblo andino ubicado a 32 km. al noreste de Cusco en cuya plaza pricipal se realiza los días jueves y domingos su famosa feria artesanal. En su antigua iglesia se celebra, cada domingo, la misa en quechua con la asistencia de los alcaldes de los distritos aledaños quienes visten típicamente y portan la “vara” o cetro de mando por lo cual se les llama “Varayocs”. A poca distancia del pueblo y sobre una montaña, se encuentra el complejo arqueológico de Pisac, conformado por numerosas plazas y barrios, entre los cuales destaca un recinto o templo en donde se encuentra un observatorio astronómico y un reloj solar o “Intiwatana”. Las construcciones incaicas de Pisac son admirables por sus estructuras en piedra pulida, perfectamente ensambladas; están rodeadas por atalayas o puntos de observación y defensa, así como por innumerable andenería.

Poblado de Calca... La Morada Otoñal del Inca
Reconocida por sus extraordinarios paisajes, se ubica 50 km. al norte de la ciudad de Cusco. En Calca se encuentra el complejo arqueológico de Huchuy Qosqo, los baños termomedicinales de Machacancha (aguas termales sulfurosas), y Minasmoqo (aguas gaseosas frías), sus paisajes son realzados por los nevados Pitusiray y Sawasiray. Presenta un acogedor clima templado durante todo el año, con baños termales que renuevan el espíritu, admirables grupos arqueológicos que visitar y gente de impresionante calidez. Un lugar perfecto para relajarse y descansar. Precisamente ésta fue la razón para que Huiracocha, el octavo inca, eligiera esta zona para establecer su morada, pues ya viejo y cansado quiso alejarse del gobierno para buscar el sosiego y la tranquilidad que este maravilloso lugar le otorgó.

Poblado de Yucay
Hermoso poblado ubicado 68 km. al norte de la ciudad del Cusco. Según las leyendas, fue propiedad personal del Inca Huayna Cápac. Desde tiempos remotos se consideró un centro muy importante de tecnología hidráulica y producción agraria. En esta localidad se puede apreciar el Palacio del Inca Manco Sayri Túpac II, una construcción de piedra y adobe con decorados en alto y bajo relieve..

Poblado de Urubamba
Llamado también la "Perla del Vilcanota", resalta por su bellísimo paisaje y por su saludable clima, se encuentra en el corazón mismo del Valle Sagrado, al pie de los nevados Chicón y Pumahuanca. Fue uno de los principales centros agrícolas del Imperio Inca. Urubamba brinda diferentes alternativas para la práctica del turismo de aventura: caminatas, canotaje, ciclismo de alta montaña, parapente, sobrevuelos en globo aerostático y recorridos a caballo.

Conjunto Arqueológico de Ollantaytambo
Ubicado 97 km. al noroeste de la ciudad de Cusco, Ollantaytambo, es uno de los complejos arquitectónicos más monumentales del Imperio Incaico, comúnmente llamado "Fortaleza", debido a sus descomunales muros, fue en realidad un Tambo o ciudad-alojamiento, situado estratégicamente para dominar el Valle Sagrado de los Incas. El tipo arquitectónico empleado, así como la calidad de cada piedra, trabajada individualmente, hacen de Ollantaytambo una de las obras de arte más peculiar y sorprendente que realizaron los antiguos peruanos. Fue un importante centro administrativo, que probablemente también cumplió funciones militares, tal como dan testimonio sus murallas y torreones. Asimismo se encuentran huellas de antiguos caminos y acueductos. El pueblo de Ollantaytambo es llamado "Pueblo Inca Vivo" pues sus pobladores viven de acuerdo a usos y costumbres heredados de sus antepasados. Desde Ollantaytambo, puede visitarse el poblado de Willoc, cuya lengua materna sigue siendo el quechua, y cuyas vestimentas rojas les identifican como miembros de un ayllu único y diferente al resto de la región.

Poblado de Chinchero
Conocida como la ciudad del Arco Iris está ubicada 28 km. al noroeste de la ciudad del Cusco, sobre los 3,772 m.s.n.m., flanqueada por los nevados de Salkantay, Verónica y Soray. La vista desde aquí es impresionante. Chinchero, la población más típica del Valle Sagrado de los Incas, es una ciudad netamente incaica que los conquistadores quisieron "civilizar" para implantar su cultura, pero nunca lo lograron totalmente. Sus pobladores habitan las construcciones incaicas casi intactas, en el mismo lugar donde sus lejanos antepasados vivieron y formaron la civilización más grande y próspera de América. En Chinchero el pasado persiste obstinadamente, como si el espíritu de una cultura milenaria se aferrara en este lugar, negándose a desaparecer. Los pobladores nativos, ataviados con coloridos trajes típicos, bajan de sus comunidades los domingos y se aglomeran en la plaza principal para intercambiar sus productos. Ver a todo este grupo de gente de raíces culturales profundas, ajenos a todo signo de modernidad, resulta todo un espectáculo

Poblado de Maras
Ubicado a 48 km. al noroeste de la ciudad de Cusco, fue un poblado importante durante el virreinato, así lo demuestran la iglesia y las casonas que aún conservan los escudos de nobleza indígena en sus fachadas. Actualmente su principal actividad económica es la agricultura. Entre sus atractivos más visitados, destacan sus Salineras, ubicadas a 10 km. del poblado. Las Salinas de Maras, como también se les llama, son minas de sal cuya explotación es tan antigua como el Tahuantinsuyo. Los pobladores encausan el agua salina que emana del suelo, hacia pozas en las que por efectos del sol, se evapora dejando en la superficie la sal que luego es tratada para venderse en el mercado local. La vista del conjunto de aproximadamente tres mil pozas, es espectacular. Los pobladores muestran a los visitantes sus técnicas ancestrales y permiten que intervengan en la recolección, así como en las fiestas y rituales andinos.

Poblado de Moray
A sólo 38 km de Cusco y a 9 km al noroeste de la ciudad de Maras se halla un lugar de hálito misterioso: los cuatro andenes circulares de Moray, que parecen gigantescas huellas digitales impresas en un páramo a 3500 msnm. Moray que era usada para la adaptación de plantas a nuevos ambientes climáticos, constituye una prueba más del altísimo nivel de conocimientos agronómicos alcanzado por los Incas. Esta era una estación experimental formada por inmensas depresiones cónicas de 47 a 84 m, cortadas en la piedra caliza, donde se conseguía diferentes climas de acuerdo con la profundidad de los andenes. Las andenerías de este famoso anfiteatro hundido, a manera de cráter artificial, fueron construidas sobre muros de contención rellenados con tierra fértil y regadas mediante complejos sistemas de irrigación. De esta forma, la variación térmica existente entre la superficie y el fondo de estos hoyos naturales fue aprovechada para que en cada terraza se adaptaran distintas variedades de plantas (más de 250 especies vegetales). Se especula que, a partir de su experiencia en esta especie de invernadero, los Incas organizaban la producción agrícola en todo el Tahuantinsuyo.

Machu Picchu y el Camino Inca
Algunos edificios y ciudades nunca fueron encontrados por los conquistadores o fueron dejados de lado debido a su posición poco interesante. Machu Picchu es el lugar más importante que los españoles nunca hallaron. Oficialmente el profesor norteamericano Hiram Bingham descubrió este mágico lugar en 1911. La ciudad sagrada y los Incas fueron famosos a partir de entonces, el Taj Majal de Latinoamérica y probablemente uno de los lugares más impresionantes del mundo. Muy poca información existe sobre la antigüedad del Machu Picchu. Los arqueólogos descubrieron que la ciudad fue un lugar religioso de peregrinaje, construída en el siglo 15 y principios del 16 y probablemente nunca fue terminada. Puede ser que su obra haya sido interrumpida por la invasión española o la guerra civil justo antes de la conquista entre Atahualpa y Huáscar.

La ciudad esta dividida en dos mitades, un área religiosa y otra residencial con una gran plaza en el medio. Aproximadamente 1200 hombres pudieron haber vivido en Machu Picchu y seis hombres eran suficiente para protegerla. Construida sobre una montaña y rodeada de selva sub-tropical le da a los visitantes un sentimiento de seguridad y de ser intocables.

Al lado del Machu Picchu (la vieja montaña) esta Huayna Picchu (la montaña joven) y también puede ser visitada. Una escalada de por lo menos 30 minutos los lleva a la parta más alta de esta empinada montaña. Se necesita una buena condición física y cuidar sus pasos. Desde este lugar Machu Picchu puede ser visto como si fuera un enorme cóndor volando hacia el oeste. Sobre la cima del Huayna Picchu, templos y terraplenes fueron construidos y en la otra mitad de la montaña se puede visitar el Templo de la Luna, conocido como el único Templo aun intacto. Los terremotos desgraciadamente destruyeron la mayoría de los templos ubicados sobre Huayna Picchu.

Este mágico lugar puede ser visitado a través del legendario Camino Inca. Hay uno o dos días de caminata, y la más popular es la caminata de 4 días desde el Valle Sagrado. Asegurese que está en buena condición física. El segundo día es el más difícil con 1000 metros para escalar hasta un paso de 4300 metros. Es riesgoso hacer esta caminata de cuatro días sin un guía, pero la de los dos días si se puede hacer solo. En una estación seca, cuando el sol esta muy caliente, recuerde llevar suficiente agua. Las caminatas por el Camino Inca organizadas son muy recomendadas. Usted podrá disfrutar de maravillosas vistas como las montañas blancas, glaciares, selvas sub tropicales y las ruinas Incas.

El Camino Inca cruza todo el imperio y fue descripto por los escritores como el mejor camino que jamas se haya visto. Aunque los Incas no sabían construir puentes de piedra, sus senderos constituyeron uno de los mejores sistemas de comunicación. Los peces del océano llegaban en dos horas a Cusco. Los mensajes y quipus de todo el imperio llegaban en forma segura y rápida a Cusco. Los quipus son un sistema matemático para contar usado para administrar el imperio. Un quipu estaba compuesto por cuentas y nudos de colores. Los corredores o chasquis realizaban distancias de 200 metros a 5 kms, dependiendo de las dificultades del terreno. Otro chasqui regresaba con los mensajes y víveres, en forma similar.

Machu Picchu
El profesor norteamericano Hiram Bingham busco, hace un tiempo atrás, la ciudad perdida de Vilcabamba. Este fue el último lugar donde los Incas se ocultaron. El 23 de julio de 1911 él junto con su equipo nuevamente regresó a lo más profundo de los Andes en busca de Vilcabamba. Confiado en las indicaciones de la cripta de un viejo documento sobre el ultimo Inca libre Manco Capac II quien escapó de los españoles luego de una rebelión derrotada en Cusco.

Las condiciones climáticas eran muy malas, pero un posadero estimuló el interés del profesor contando una historia sobre una ciudad ubicada en los alrededores. El profesor y su equipo permanecieron en la humilde posada prometiéndole al dueño un dólar de plata si es que los podía llevar hasta el lugar descripto.

El 24 de Julio Bingham, el posadero y un representante del gobierno peruano fueron a pesar del mal tiempo, nubes grises y lluvias tropicales. Los otros miembros del equipo prefieron permanecer en el hotel y lavar sus ropas. El profesor y los dos acompañantes tuvieron que cruzar el salvaje río Vilcanota a través de un puente de madera y trepar 600 metros de una empinada montaña. A mitad de camino el guía hablo con el propietario de una sencilla choza y decidió quedarse.

Bingham quiso continuar guiado por un niño de 10 años. Debieron trepar los terraplenes Incas hasta que finalmente su persistencia fue recompensada. Quedo parado frente a las paredes del Machu Picchu. La vegetación tropical había cubierto las ruinas, pero los restos estaban muy bien preservados. En los siguientes años Bingham tomo alrededor de 11.000 fotos del complejo.

En su libro "El descubrimiento del Machu Picchu" el escribió lo siguiente: "De repente me encontré parado frente a las paredes de una ruina y casas construidas con la mejor calidad del arte inca. Las paredes fueron difíciles de ver ya que los arboles y el musgo habían cubierto las piedras por siglos. Pero en la sombra del bambú y trepando los arbustos estaban las paredes visibles echas de bloques de granito blanco cortados con la más alta precisión. Encontré brillantes templos, casas reales, una gran plaza y miles de casas. Parecía estar en un sueño"

Ubicación:
El Machu Picchu esta ubicado entre montañas que superan los 5.500 metros y el siempre salvaje Río Vilcanota. La única manera de llegar allí era a trabes de un angosto sendero construido por los incas, El Camino del Inca. Hoy miles de turistas tiene acceso a la Ciudad Sagrada en tren. Los visitantes descienden del tren en Aguas Calientes y luego un colectivo los lleva hasta las ruinas. La ciudad del Machu Picchu esta ubicada por sobre 2.400 mts sobre el nivel del mar a 100 kms de Cusco.

Miles de visitantes aun llegan a La Ciudad sagrada por el Camino del Inca. Existen caminatas que tardan de 1 a 9 días, la mas común es de cuatro días. El segundo día hay un paso de 4.300 mts con vistas de glaciares, blancas cúspides y la mística selva tropical. El cuarto día varias ruinas ya podrán ser vistas y el guía les explicara con orgullo que estos lugares representaban el Imperio de los Incas, Tahuantinsuyo. A la izquierda esta la ruina de Wiñawaña donde el camino del Inca pasa un día antes de llegar al Machu Picchu. La ciudad Sagrada esta ubicada al otro lado de la montaña.

La Ciudad Sagrada está construída entre dos picos filosos, hacia el sur el Machu Picchu (Montaña vieja) y hacia el norte, un poco mas bajo, Huayna Picchu (Montaña Joven). 800 mts abajo yendo hacia el Urubamba (o el Río Vilcanota) a trabes de 90° de empinadas paredes. La vegetación es la hermosa selva tropical. Todo esto combinado con la belleza surrealista de la ciudad del Machu Picchu hacen del lugar uno de los mas bellos del planeta tierra.

Maravillosa en su totalidad
Aproximadamente 1.200 personas podrían vivir en Machu Picchu. Es realidad es difícil hablar de ella como ciudad porque no se encuentran ni 200 edificios. Hay un área religiosa, un área militar y una residencial divididas por majestuosas plazas. Sin embargo, lleva un tiempo visitar todos los edificios en forma separada. En el área religiosa existen templos, el sarcófago real, el Intihuatana y los edificios residenciales de los sacerdotes. Una parte de esta área esta reservada para el Inca, su compañera Mama Occllo y la casa real. Un edificio similar a un templo con tres ventanas grandes realizadas de bloques de granito perfectamente encuadradas, hizo sospechar a Bingham que había encontrado Tamo-toco. La descripción del (¿nunca encontrado?) templo legendario con tres ventanas, símbolo de las cavernas donde vivió el Padre divino del primer Inca (Manco Capac), era muy parecido a este extraño edificio en Machu Picchu. Pero esto es incierto ya que el estilo de la Ciudad Sagrada es post -Inca.

La zona más alta del área religiosa es el Intihuatana. Pegado a este lugar sagrado está una pequeña plaza plana donde el sumo sacerdote o Inca podía hablar a su gente. La acústica es perfecta en la gran plaza ubicada mas abajo, similar a los auditorios actuales. A la mano derecha de la plaza principal esta el área residencial y hacia arriba sobre una colina rocosa, la zona militar.

La misma Intihuatana es un cuadrante solar perfectamente modelado con el pico más alto de una roca natural. "Inti" significa "Sol" y "huatana" "atrapar", una roca que agarra al sol para que hable. Fue un altar para adorar al dios visible mas alto, el Inti. Peruanos de distintas regiones todavía vienen en el solsticio para ofrecer rezos y flores al Intihuatana

Roca y Sol unidos
En realidad Machu Picchu nunca estuvo deshabitada. Es la ciudad que los Españoles buscaron por años, El Dorado? Cuando el profesor Hirma Bingham llegó se encontró con familia de granjeros viviendo ahí. Ellos explicaron que ese era el lugar perfecto para no pagar impuestos o hacer el servicio militar. Bingham también encontró en algunas rocas graffitis realizados por antiguos visitantes quienes dejaron sus nombres. Uno de ellos fue Antonio Raimondi, el Conde de Sartiges y Charles Wiener. El nombre de los hermanos Santander todavía puede ser visto el la parte mas baja del Templo del Sol (1909).

El Gran Inca Pachacutec probablemente ordenó la construcción de la ciudad como un lugar de retiro sagrado ya que la edificación de los templos y las casas son de ese periodo. Miles de edificios pueden ser nombrados. El Torreón, por ejemplo, también conocido como el templo del Sol está construído sobre una cueva, una caverna que sirvió como depósito de Incas momificados y otros dignatarios; así también como altar para ofrecer rituales. El Torreón está completamente construído en granito, perfectamente pulido y los bloques se amoldan entre ellos. El templo es una pequeña Intihuatana cortada y servia como observatorio solar, esto también es visible el los dibujos hacia la mano derecha. Probablemente no había un techo que protegiera al templo de la lluvia y del viento. Las ventanas están ubicadas de tal manera que se pueda observar la salida del Sol durante el solsticio de verano e invierno. Estos días (21 de diciembre y 24 de junio) los primeros rayos solares fluyen dentro de una de las ventanas a través del Inti Punctu (La Puerta del Sol) o desde el otro lado por el valle de Vilcanota. Muchas otras cosas pueden ser descubiertas en el Machu Picchu.

Regresar a Destinos y Ciudades